Go to mobile version / Ir a versión móvil

Documentos de la Red Tungurahua

La Red Tungurahua es una iniciativa en la Provincia de Tungurahua del Ecuador, que congrega a los principales prestadores de servicios, a los gobiernos parroquiales y municipales de la provincia, y está orientada a fortalecer las capacidades de gestión para ampliar y mejorar el nivel de respuesta a las necesidades y demandas de la comunidad, y a cumplir su rol, de acuerdo a la nueva estructura del Estado.

Los principales sujetos de los servicios de la Red constituyen los gobiernos parroquiales y municipales de la provincia, lo que enfatiza el involucramiento directo del gobierno provincial y le confiere la característica de Red provincial multinivel. Los servicios prestados responden a un proceso de identificación de demandas, llevado a cabo con los niveles de gobierno parroquial y municipal.

Objetivos de la Red

El propósito central de la Red es contribuir al fortalecimiento de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) de Tungurahua, a través de:
  • El mejoramiento de la calidad y efectividad de los servicios de los GAD a sus comunidades, en el campo de las anteriores y las nuevas competencias establecidas por el Código Orgánico de organización Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD) y por el proceso de descentralización iniciado en el país.
  • La ampliación de la oferta de servicios de asistencia técnica y capacitación para los GAD, tanto en la diversidad de demandas como en las modalidades de atención.
  • La comunión de esfuerzos y la optimización de recursos de las entidades integrantes de la Red, en la prestación de los servicios de capacitación y asesoría para los GAD.
  • La generación de un espacio de innovación y aprendizaje colectivos, con base en la búsqueda de soluciones entre pares y en el aprovechamiento de sus experiencias y mejores prácticas.
  • La valoración y validación –desde la academia– de nuevas modalidades de conocimiento y formación, a partir del intercambio de experiencias y el aprendizaje colectivo.
  • La ratificación de los principios de corresponsabilidad y gobernabilidad que sustentan el Nuevo Modelo de Gestión de Tungurahua (NMGT), por parte de las entidades de la Red y de los GAD.
  • Los servicios de la red están dirigidos a los GAD parroquiales, municipales y provincial, y pueden orientarse a uno de los niveles, o tener un enfoque multinivel.
Capitalización del trabajo de la red

Como un primer legado de la Red a continuación encontrarán sus primeros frutos; que deben ser compartidos tanto en Tungurahua como fuera del provincia y del país; por esta razón la Red publica un conjunto de documentos que contienen: experiencias, conceptos, guías y herramientas, que serán de utilidad para los municipios y parroquias, para entidades desconcentradas del gobierno nacional, universidades y centros de formación en la búsqueda de nuevos caminos para apoyar con mayor efectividad a los GAD, en la creación de condiciones que acerquen al Buen Vivir.
Municipal eLibrary agradece al Arq. Hernán Márquez, Coordinador del Proyecto para la GTZ por darnos acceso a estos documentos.


Final Declaration World Assembly of Cities and Local Authorities (WACLA), Istanbul, 30-31 May 1996

We, representatives of local authorities the world over, serving the populations or rural and urban communities; small, medium and large towns; metropolises and regions; as participants in the World Assembly of Cities and Local Authorities organised by the Local Authorities Habitat II Steering Committee (G4+) and their associates within the framework of the Partners Forum of the Second United Nations Conference on Human Settlements,

Aware of the fact that:

1. the world is being transformed, as a result of the series of far-reaching changes which are fundamentally altering both its perception and its future in relation to the past;

2. the world is becoming increasingly urbanised, and an urban habitat is becoming a reality for most people, which implies the need to become familiar everywhere with the methods of governance and management appropriate to urban societies;

3. revolutions in modes of communication are making the world smaller, thus intensifying the relations between nations and between people, and increasing awareness of the interdependence of everything and everyone, not only in the management of the environment, but also in the process of development, social problems and security;

4. as globalisation takes place, aspirations regarding the respect of fundamental rights, especially in relation to the governance of human settlements, are becoming universal;

5. the world is becoming increasingly fragmented, as modernisation and the competition associated with it often gives rise to exclusion, at the international, national and local levels;

6. the world has to reorganise and adjust to the unprecedented challenges facing it in all fields, which place every institution and every actor in a learning situation in relation both to understanding and to managing a reality which is becoming more complex by the day;

7. the world has to revise its patterns of thinking and action in order to achieve viable, mutually supportive, healthier and safer human settlements. For this it is necessary to devise coherent medium and long-term guiding principles and, for their implementation, to adopt new negotiating, cooperation and partnership procedures.

To help develop these guiding principles, and to define the process of partnership necessary to viable, supportive, safer and healthier human settlements,

We reaffirm that:

1. as the main arena of social interaction and exchange, the town must be recognised as the pivotal human settlement, around which and within which economic growth and sustainable development, the well being and social cohesion of the majority of people, capacity of adaptation and technical, social, cultural and political innovation, the invention of our future and the renewed vision of the progress of humanity and the future of our civilizations, will be determined; Such recognition does not signify a lack of understanding of the negative features of urban life, such as the spread of physical and moral misery, the rise in insecurity, the deterioration of the living conditions of an ever growing number of residents, their destructive effect on the environment and on the management of natural resources; on the contrary, it highlights the urgency of finding effective remedies for these problems;

2. sustainable human development is the concept around which the future of our towns and cities must be conceived and organised;

3. every effort must be made to render towns and cities more aware of the concepts of sustainable environmental management - including the preservation of the historic, cultural and natural heritage, more economic in the consumption of non-renewable natural resources and land' more sensitive to air and water pollution and more conscientious about reducing waste and recycling;

4. every effort must be made to overcome the problems of congestion and pollution in towns caused by the growth of traffic;

5. every effort must be made to ensure that towns and cities invigorate rural areas instead of impoverising them, which means taking more account of the interdependence of town and country;

6. every effort must be made to ensure that towns and cities give more attention to social integration and the struggle against exclusion, in order to avoid weakening the social fabric and jeopardising the notion of belonging and citizenship. This should include positive action to involve all groups and sectors of society in the process of municipal government, including the preparation on budget programmes;

7. accordingly, sustainable human development must be conceived and enacted essentially at the local level, which is best able to mobilise concrete initiatives from the bottom up, geared towards a better individual and collective quality of life, whilst still respecting the proper role of the State in economic and social matters;

8. policies of decentralisation must become the favored approach in the promotion of sustainable human development and the good governance of human settlements in recognition that a human settlement - of a given level is better managed where decisions affecting it are taken at its own level, (according to the principle of autonomy); and better governed where the authorities managing the accessible, (according to the principle of proximity), and are selected on a democratic basis;

9. policies of decentralisation must acknowledge that the local authorities have a strategic role in order to encourage the expression and mobilisation of local energies, help people to take responsibility for their own affairs, and establish the physical and institutional framework necessary to local development, in conjunction with the State and other actors

10. to be able to play their role completely in this respect, local authorities must legally constituted, with adequate powers, must be able fully and without hindrance to undertake the responsibilities which are recognised as their own, and must be able to call upon the necessary financial and human resources and management and training capacity to fulfill their responsibilities;

11. all human settlements are increasingly interdependent, with ever growing flows of trade and other exchanges between them. The intensity of these relations creates the need for the local authorities at all levels to establish stable and sustainable means of financial, social, technical and cultural cooperation between human settlements. This need was strongly confirmed at the Dubai Conference of Best Practices and in its Declaration.

On the basis of these guiding principles, and in view of our shared objective of making our regions, metropolises, towns and villages supportive, viable, healthy and safe human settlements,

We, the delegates to the World Assembly of Cities and Local Authorities, commit ourselves:

1. to take an active role in responding to the challenges facing humanity; to fight strongly at our level against poverty, ignorance, discrimination, exclusion, insecurity, environmental degradation, and cultural leveling; and to promote and strengthen our action for the rights and well-being of children, which should be seen as the ultimate indicator of a healthy society and good governance;

2. to promote within our regions, metropolises, towns and villages participatory development policies rooted in an active partnership with all vital local forces (community-based organisations, neighborhood or village associations, non-governmental organisations, the private sector, professional groupings, trade unions, etc.);

3. to devise methods of administration adapted to the complexity and specificity of the local level, as well as appropriate modes of financing and management of human settlements, including regional planning measures;

4. to improve the transparency and efficiency of the management of our regions, metropolises, towns and villages, with the primary aim of providing people with services to meet their needs, and thereby to encourage the development of a sense of civil engagement;

5. to accord every opportunity for full access and participation by women in municipal decision-making by making the necessary provisions for an equitable distribution of power and authority;

6. to strengthen direct cooperation between out local authorities, with the support of the national, regional and international associations of local authorities, in order to encourage meetings between peoples, exchanges of experience and the development of partnerships between local actors. Such cooperation will also help us to build a local vision of the challenges of the future and to draw up the appropriate strategies of action, in a constructive dialogue with the State, the international community, the private sector, non-governmental organisations and the other partners of civil society;

7. to draw full advantage from the transformation potential of new technological developments in setting up better targeted forms of decentralised cooperation by means of technical assistance, transfers of technology and know-how, and collaboration between practitioners;

8. to develop a constructive dialogue with the States, the international community and all partners about activities and practices at the local level, especially by disseminating information and by producing specific local indicators to facilitate decision-making;

9. to work towards concerting our respective activities more closely, in particularly through the global coordination of cities and local authorities established at this Assembly. This coordination will be our voice vis-à-vis the international community, with which it will in particular negotiate the ways and means of implementing at local level the global plan of action in the Habitat Agenda;

10. to play our full part in achieving the fulfillment of the United Nations resolutions calling for at least 0.7% of the GNP of the developed countries to be allocated to cooperation programmes with the developing countries;

11. to implement the recommendations of the Conference within our realm or responsibility through involvement in the national committees for HABITAT II, and evaluate their impact with regard to our respective local authorities;

12. to collaborate with UNESCO in the institution of an international Mayors' Prize for Peace to be awarded to outstanding initiatives taken by local authorities in the implementation of a culture of peace in everyday living.

We ask the private sector:

1. to work towards establishing an outgoing coordination to serve as the interlocutor and institutional partner of the UN and its specialised Agencies;

2. to direct the Group G4+ to constitute forthwith the standing coordination of the movement of cities and local authorities, endowed with a rotating presidency, having the authority to represent their community and acting by delegation of a Council of Presidents, and served by a secretariat of its own, financed by its constituent organisations;

3. to ensure that the coordination thus created as soon as possible assume terms of reference that would enable it to evolve into some form of official structure linking all the international associations of cities and local authorities, recognised institutionally by the UN;

4. to set up in the framework of this coordination a technical committee to explore ways and means of establishing and International Fund for Human Development.

We ask the States:

1. to recognise the driving role of cities and local authorities in sustainable development, and to implement policies geared towards mobilising more resources for urban development, whilst recognising the needs of rural areas;

2. consequently, to initiate appropriate measures to improve the supply of building land and housing, security of tenure, and the smooth operation of land and housing markets, and to encourage investments by the public and private sectors in urban infrastructure and services;

3. to keep in place the national committees established on a partnership basis for the preparation of HABITAT II, so as to assure the conditions for a constructive dialogue at national level;

4. to take up, follow through and intensify policies of decentralisation and to ensure that the principle of subsidiary guides the allocation of responsibilities and resources to the different levels of government with regard to the management of human settlements;

5. to put in place the institutional and legal framework for the exercise of local democracy, in order to assure truly democratic representation at the local level;

6. to grant consultation and legal autonomy to local authorities in relation to their fundamental role of managing human settlements and for their contribution to the preservation of civil peace and the organisation of sustainable local development, within relevant national legal framework;

7. to support and encourage the national associations of local authorities in their work of organising and strengthening capacities at local levels, and to undertake to consult them on all matters affecting the responsibilities and functions of local authorities;

8. to acknowledge and facilitate municipal and other forms of decentralised international cooperation as relevant forms of cooperation which complement bilateral; and multilateral cooperation and are open to linkages with them;

9. to assure an equitable distribution of resources to local authorities, in proportion to their needs, to help them in their battle against poverty, unemployment and exclusion, and to give them the means to ensure decent living conditions for their populations.

We ask the international community that:

1. sustainable human development be placed high on the list of programme priorities of the multilateral agencies, in a coordinated and complementary manner, together with the mobilisation of appropriate resources;

2. the best efforts of the national governments and the international institutions be deployed to encourage those countries which do not yet have democratically elected local authorities to introduce, as soon as possible, the necessary constitutional or legal provisions to enable their citizens freely to elect their local representatives without further delay;

3. steps to be taken to draw up, in partnership with the representative associations of local authorities, a worldwide Charter of local self-government setting out, for the guidance of all national governments and international agencies, the basic principles which should underlie any democratic local government system. The basis of this Charter should reside in the principle of subsidiary or proximity whereby decisions should be taken at the level closest to the citizens, (municipality or town), and only that which the local level cannot effectively carry out alone should be referred to the higher levels;

4. the Habitat Agenda and its global plan of action provide explicity for linkages and interfaces with the national plans and local Agendas, taking specific regional conditions and priorities into consideration. The definition and organisation of these interfaces should make account of the accumulated experience of local authorities in implementing Local Agenda 21 programmes in pursuance of the global Agenda 21 adopted by the Rio de Janeiro Conference on Environment and Development;

5. worldwide effort made in collaboration with national, regional and international associations of local authorities, to provide support for existing training programmes and to set up new training programmes adapted to the realities of each region, which aim at preparing local leaders and officials for the efficientand sustainable management of human settlements;

6. the place of direct cooperation between towns and local authorities be fully recognised in the field of international cooperation, that it be integrated into bilateral and multilateral programmes of cooperation and development assistance, and that substantial resources be made available for its development;

7. the composition of the Commission on Human Settlements be opened to representatives of cities and local authorities duly nominated by their international associations, so as to assure the conditions for a constructive dialogue at the international level;

8. national, regional and international associations of local authorities be systematically involved as key partners in the mechanism for collecting, storing and disseminating information about towns and local authorities and their activities, in partnership with the Indicators Programme and Best Practices Initiative. However, such data collection should not be carried out in ways that are detrimental to practical cooperation between cities and local authorities;

9. the ongoing coordination called for by this World Assembly should be recognised and consideration as the sole interlocutor on behalf of the cities and local authorities to negotiate : policies concerning urban development and management of human settlements within the framework of global sustainable development; and the formulation, definition and implementation of cooperation programmes and development assistance;

10. they explore with it ways and means of improving the effectiveness of cooperation and development assistance and increasing the resources allocated to urban development and municipal management.

Istanbul, 31 May 1996


Global Taskforce convoca a la primera sesión de la 2da Asamblea Mundial de Gobiernos Locales y Regionales



GTF2016
10 Mar el año 2016

El 15 de mayo, los líderes de los gobiernos locales y redes de todo el mundo se reunirán en Nueva York para la primera sesión de la Segunda Asamblea Mundial de Gobiernos Locales y Regionales, convocada por el Global Taskforce justo antes de la audiencia para las autoridades locales Hábitat III del 16 al 17 de mayo.

La Segunda Asamblea Mundial de los gobiernos locales y regionales

La Segunda Asamblea Mundial es el mecanismo a través del cual la comunidad de los gobiernos locales y regionales dará sus insumos oficiales para la Nueva Agenda Urbana que se adoptará en la Conferencia Hábitat III en octubre de 2016. La Nueva Agenda Urbana hará recomendaciones para orientar la política de desarrollo urbano en todo el mundo para las próximas décadas.

La Segunda Asamblea Mundial se basa en el legado de la Primera Asamblea Mundial de Ciudades y Autoridades Locales (AMCAL), que tuvo lugar justo antes de la Conferencia Hábitat II en Estambul en 1996. Más de 500 alcaldes participaron en AMCAL. Se señaló el papel fundamental de los gobiernos locales en el desarrollo urbano y llamaron a una estructura permanente para coordinar su asociación con las Naciones Unidas, lo que llevó a la creación tanto de CGLU, como del Comité Asesor de las Naciones Unidas sobre las Autoridades Locales.

La Segunda Asamblea Mundial es un proceso de tres partes que tendrá lugar en el transcurso de 2016. Constará de dos sesiones preparatorias (una en Nueva York el 15 de mayo y otra en Bogotá el 14 de octubre) y una reunión final en Quito de octubre 16, celebrada ligada justo antes de la Conferencia Hábitat III.

La sesión en Nueva York permitirá a la Asamblea Mundial de prepararse para la audiencia de las autoridades locales, que tendrá lugar los siguientes dos días.

Audiencia de Hábitat III para las autoridades locales

La audiencia de las autoridades locales en Nueva York es el primer proceso de consulta de la ONU para reconocer y tratar a los gobiernos sub-nacionales como una comunidad específica. Esto representa un importante paso adelante para la visibilidad y la influencia de los gobiernos locales y regionales en el ámbito internacional.

La audiencia permitirá a los representantes de los gobiernos locales dar retroalimentación sobre el borrador cero de la Nueva Agenda Urbana antes de PrepCom3 en julio. El  Global Taskforce hará un llamado para recuperar el espíritu de la última Conferencia Hábitat en Estambul, reforzando la descentralización. También hará énfasis en la necesidad de vincular la Agenda con la Agenda 2030, y reiterará su petición de un asiento en la mesa global para los gobiernos locales.

Todas las redes del Global Taskforce están finalizando su representación en las audiencias.

Artículo original


Puntos de Tensión Emergen en Detalles de la Nueva Agenda Urbana

Citiscope



Las respuestas de los gobiernos nacionales a los borradores de los documentos técnicos que sustentarán la estrategia de Hábitat III ofrecen avances sobre los próximos debates.

GREG SCRUGGS
3 de marzo, 2016

Las negociaciones diplomáticas pueden ser un juego de póquer de alto riesgo, con los países que intentan jugar sus cartas sin revelar sus manos. Pero para cualquiera que siga la preparación de la Nueva Agenda Urbana, la estrategia de urbanización para 20 años de las Naciones Unidas, tiene pistas sobre las posibles líneas de batalla en el debate mundial sobre los asentamientos humanos.

La Nueva Agenda Urbana se adoptará en octubre en la Conferencia de la ONU de Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, o Hábitat III, que se llevará a cabo en Quito, Ecuador. Con antelación a la cumbre, la ONU ha pedido a 200 expertos en materia de vivienda, urbanismo, arquitectura, políticas y finanzas públicas indagar sobre los problemas fundamentales en el debate de la urbanización actual.

En la víspera del Año Nuevo, estas 10 "unidades de orientación política", como se les llama, entregaron un marco de ideas que en conjunto constituyen un esbozo probable para la Nueva Agenda Urbana, cuyo primer borrador se espera a principios de mayo. Mientras tanto, las unidades de orientación política están trabajando en esbozos finales de estos documentos, que se espera de forma inminente.

El mes pasado, 16 países presentaron observaciones sobre estos marcos, que fueron publicados en el sitio web de Hábitat III. Muchos de los comentarios eran técnicos, con diplomáticos recordando a los autores - la mayor parte de los cuales proceden de fuera del sistema ONU - que la Nueva Agenda Urbana no existe en el vacío. Por costumbre, entonces, se debe hacer referencia a los documentos predecesores, lo que implica presentar una larga lista de acuerdos internacionales de las últimas dos décadas en temas tales como el desarrollo sostenible, el cambio climático, la reducción del riesgo de desastres y la seguridad vial.

Sin embargo, otros comentarios - que van desde observaciones quisquillosas de inserción o supresión de una palabra, a grandes desacuerdos ideológicos - presagian tensiones que podrían crecer significativamente durante las negociaciones sobre la Nueva Agenda Urbana, que tendrán lugar en la primavera y el verano antes del enfrentamiento final en Quito.

Con 193 estados miembros ONU, los comentarios publicados de estos 16 también ofrecen un adelanto de que países están más comprometidos con el resultado de la conferencia. Dado que los países, después de todo, serán los que decidirán sobre el texto final de la Nueva Agenda Urbana, saber quién está prestando atención y de qué se preocupan será importante estratégicamente para la constelación de grupos de presión para lograr que ciertos temas lleguen a estar presentes en el documento.

Derechos o no

Una de las primeras divisiones más claras se ha suscitado alrededor de un "derecho [mundial] a la ciudad". Un grupo llamado la Plataforma Mundial por el Derecho a la Ciudad (R2CGP) espera que esta idea constituye una parte fundamental de la Nueva Agenda Urbana, y muchos de ellos prepararon el documento marco político precisamente con ese tema. (R2CGP es financiado en parte por la Fundación Ford, como lo es Citiscope.) Se llama "Derecho a la Ciudad y Ciudades para Todos", cuyo esbozo hace un llamado directo para que esta idea sea la pieza central de la nueva estrategia.

No existe una definición universalmente aceptada del derecho a la ciudad. El concepto se refiere en general a una visión inclusiva de las ciudades que proporcionan una vivienda adecuada, empleo y servicios públicos a todos los residentes, incluidos los grupos tradicionalmente marginados como las mujeres, los jóvenes, las minorías, los inmigrantes y las personas sin hogar.

La idea es muy popular entre los críticos de izquierda que ven a las ciudades contemporáneas tomadas por los intereses financieros e intoxicadas por la privatización, lo que resulta en lugares con grandes desigualdades donde la especulación inmobiliaria supera a la función "social" de la tierra. Por ejemplo, una gran cantidad de propiedad privada dejada intencionadamente vacante para ganar valor sería mejor servida por una vivienda asequible o un centro comunitario, dirían los defensores del derecho a la ciudad, y las políticas públicas deberían obligar al resultado más equitativo.

Los 10 expertos de la unidad de orientación política centrados en estos temas parecen estar de acuerdo con gran parte de esto. Su borrador del documento de orientación política afirma "en contraposición al modelo urbano actual, [el derecho a la ciudad] tiene como objetivo construir ciudades para la gente, no para el lucro". Posteriormente, estos expertos sostienen que Hábitat III debe basarse en el marco de los derechos humanos, haciéndose eco de la Agenda Hábitat 1996, que hace 26 menciones a estos derechos.

Para la Nueva Agenda Urbana, la unidad de orientación política insta a que este enfoque se expanda, lo que sugiere que los líderes en Quito estén de acuerdo a inculcar toda una serie de derechos. Estos incluyen los derechos al "hábitat", "el espacio público como un componente de los bienes comunes urbanos", "un entorno de vida segura", "planificación urbana participativa e inclusiva", "movilidad y accesibilidad", "seguridad y bienestar", "protección del medio ambiente", y con el fin de "acceder a los beneficios de vida en la ciudad "," servicios esenciales básicos e infraestructura accesible" y "la producción social del hábitat y la ciudad".

"No es el foro apropiado"

Como respuesta al documento sobre el derecho a la ciudad, algunos países han aplaudido este enfoque basado en sus propios marcos legales.

Ecuador, el país anfitrión de Hábitat III, comentó que su propia constitución ya ha consagrado el derecho a la ciudad. Francia señaló, asimismo, que la misma frase "derecho a la ciudad" fue acuñada por el filósofo francés Henri Lefebvre en 1968, y argumentó que su propia concepción del derecho a la ciudad hace hincapié en las estrategias espaciales a través de la planificación urbana y la capacitación a las autoridades locales.

Dado que Ecuador y Francia son los co-presidentes del Buró de Hábitat III, el comité de miembros de la ONU que sirve de guía para la Nueva Agenda Urbana a través del proceso de redacción, este respaldo da al derecho a la ciudad un peso excepcional.

Brasil también apoyó esta visión de la Nueva Agenda Urbana e incluso sugirió añadir "el derecho a una alimentación adecuada." Noruega y Finlandia, también, se unieron al carro de derechos, mientras que la Unión Europea en su conjunto fue cautelosamente a favor, mientras solicitaban definiciones más precisas de esta letanía de derechos.

Mientras tanto, el principal detractor fue los Estados Unidos. La exhaustiva respuesta de ese país refutó cada uno de los derechos propuestos línea por línea, alegando que estos no se reconocen como tales en ningún instrumento internacional de derechos humanos.

"La agenda no es el foro apropiado para declarar o reconocer nuevos derechos ya que ONU-Hábitat no es un órgano de derechos humanos", declaró la respuesta los EE.UU.  proponiendo "ciudades para todos" como un marco alternativo que evitaría un idioma basado en derechos. Colombia también se unió a esta postura.

Washington ha tenido históricamente un papel de forjador/saboteador en las negociaciones de Hábitat, según varios observadores cercanos. La historia establece un posible enfrentamiento sobre el lenguaje de los derechos en la Nueva Agenda Urbana. Teniendo en cuenta que muchas ONG están promoviendo agresivamente este marco de Hábitat III, es probable que haya mucho ruido sobre este tema dentro y fuera de las salas de negociación.

No es que el derecho a la ciudad sea el único punto potencial de inflamación. En otros lugares, en respuesta al marco de la política de vivienda, Rusia solicitó la eliminación de "LGBT" de una lista de grupos protegidos. Utilizando una lógica similar, la respuesta de Rusia instó a la supresión de la referencia a las sexualidades alternativas porque "como una categoría [que] no ha sido universalmente reconocida como un grupo con necesidades especiales que viven en condiciones precarias".

No en mi patio trasero

Tal como los expertos de las unidades de orientación política pintaron el cuadro de urbanización mundial, este describe un escenario que no siempre resuenan con la experiencia de los países individuales.

Una frase común en los comentarios de Noruega era "no reconocemos la descripción." En Noruega, que tiene uno de los coeficientes de Gini más bajos del mundo, frases como "el modelo actual de desarrollo urbano basado en ciudades competitivas no es capaz de crear un modelo sostenible de inclusión social y es más bien un generador de exclusión" simplemente no suena verdadero.

Brasil de manera similar se molestó con ciertas caracterizaciones generales del estado actual de las ciudades. Las duras acusaciones, que se encuentran sobre todo en el documento de política antes mencionada sobre el derecho a la ciudad, esencialmente, provocaron una reacción de "no en mi patio trasero" - incluso si tales críticas pueden cierto en otras partes del mundo.

En otros lugares, Ecuador cuestionó qué se entiende por "ciudades decrecientes". Como una economía en desarrollo cuyas poblaciones urbanas están creciendo rápidamente, sus ciudades son cualquier cosa menos decrecientes; una situación que es cierto en gran parte del mundo en desarrollo.

Pero en el Pacífico, que la preocupación es de suma importancia. Japón señaló explícitamente, "La Nueva Agenda Urbana se requiere para satisfacer las necesidades de las diferentes circunstancias alrededor de las ciudades, es decir, las ciudades en desarrollo, las ciudades desarrolladas y las ciudades decrecientes."

Los japoneses afirman que habrá más reducción de ciudades que rápido crecimiento en el futuro cercano - y también ofrecen sus conocimientos en la materia. "Japón, un país que enfrenta la despoblación y el envejecimiento rápido, está listo para proporcionar nuestros conocimientos y experiencias sobre cómo hacer frente a las ciudades en contracción", declaró su respuesta.

Pequeñas, grandes diferencias

A partir de los comentarios de casi todos los países se obtiene un popurrí de temas adicionales.

Myanmar expresó su preocupación de que las políticas nacionales urbanas - Hábitat III  probablemente hará un llamado a que todos los países desarrollen y adopten una ley de este tipo - no se conocen bien y son difíciles de implementar. El país también expresó su preocupación de que el marco propuesto de vivienda, no se base en la producción masiva del sector público, sino más bien en la creación de un "entorno propicio" para la vivienda social, lo que significa "un cambio importante para la forma de pensar del gobierno."

Senegal pidió mayor reconocimiento de la importancia de la agricultura urbana. Noruega lamentó la falta de cualquier mención de la salud pública y pidió más sobre el cambio climático. Brasil advirtió que no hay un modelo ideal para el desarrollo urbano compacto, que es el estándar de oro para la sensibilidad anti-dispersión entre muchas figuras claves en el proceso de Hábitat III.

Argentina apoyó enérgicamente un papel significativo de las autoridades locales. Esto constituye un cambio de la posición del país en las negociaciones para el Hábitat III hasta el momento - probablemente como reflejo de la nueva administración presidencial, con el ex alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri que ahora ocupa la Casa Rosada.

Tales diferencias pequeñas pero afiladas son un recordatorio de la difícil tarea de la elaboración de un programa universal. Es un ejercicio que los auspiciantes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la nueva estrategia de 15 años de la ONU para poner fin a la pobreza extrema, asumieron durante todo el año pasado.

En 2012, la ONU acordó que los ODS se aplicaría tanto a los países desarrollados y aquellos en desarrollo. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio – a los que los ODS reemplazaron - solo se aplicaron a los países en desarrollo. Reducir la brecha socio-económico mundial se convirtió en el principal reto a forjar de los ODS.

En los próximos meses, los autores de la Nueva Agenda Urbana se enfrentarán a un obstáculo similar. La urbanización no es diferente al desarrollo. El planeta no se ve igual desde todos los ángulos.

Cities Alliance ofrece una plataforma de conocimiento y cooperación para la región (*)

Cities Alliance


[8 de marzo, 2016] – Al llegar a octubre de 2016, todos los ojos estarán puestos en América Latina, región que albergará Hábitat III, formalmente conocida como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible, en Quito, Ecuador.

La elección de que América Latina sea la sede de Hábitat III es estratégica. La región ha introducido innovaciones importantes en términos de urbanización y política urbana, incluidas canales de participación institucionalizados para planes maestros, planificación de la ciudad, y presupuestos.

También ha sido una fuente de marcos legales progresivos y leyes de tierra, tales como el Estatuto de la ciudad de Brasil y la Ley 388 de Colombia; sistemas de transporte equitativo; y la ampliación de la infraestructura en los barrios marginales.

Por otra parte, hay un gran impulso en América Latina para Hábitat III y para el desarrollo urbano en general. En la preparación para octubre, las partes interesadas y expertos de toda la región se han reunido para reflexionar sobre las oportunidades de un programa urbano regional. Si bien el lanzamiento de un nuevo programa urbano tendrá un impacto global, será aún mayor en el caso de América Latina debido a sus altos niveles de movilización de antemano.

Cities Alliance ha apoyado muchos de estos eventos preparatorios, que reúne los conocimientos, la experticia y las experiencias de la región, ofreciendo una perspectiva internacional. El proceso también ha puesto de relieve cómo la asociación Cities Alliance añade valor a América Latina: a través del conocimiento y la cooperación.

La creación de confianza y la base para la cooperación

Cities Alliance tiene una historia de promoción de innovaciones en América Latina, y la asociación es ampliamente reconocido como un actor global clave en la región con una experiencia considerable. Como una asociación con conexiones amplias y una sólida reputación en América Latina, Cities Alliance puede reunir a miembros y socios de una manera que no han experimentado antes.

Por ejemplo, Hábitat para la Humanidad Internacional (HFHI) y la GIZ (Agencia Alemana para la Cooperación Internacional) son dos miembros de Cities Alliance que son muy activos en América Latina en la promoción de una agenda urbana sostenible y equitativa y el proceso de Hábitat III. Hemos trabajado con ambos para maximizar el intercambio de conocimientos en el período previo a Hábitat III.

Cities Alliance trabajó con HPHI para apoyar el 2° Foro Latinoamericano y del Caribe “Vivienda para la Vida” en Monterrey, México, el pasado mayo como parte de los preparativos para Hábitat III.

En noviembre de 2015, en la reunión temática sobre Ciudades Intermedias de Hábitat III en Cuenca, Cities Alliance, GIZ, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) copatrocinaron un evento paralelo muy exitoso que reunió a expertos de la región para discutir su contribución a Hábitat III y la nueva agenda urbana.

La organización de conferencias y actividades paralelas como Monterrey y Cuenca ofrecen más oportunidades para el intercambio de conocimientos. Ellas son una parte importante del desarrollo de sinergias y fomentan la confianza entre las partes interesadas en una región donde la cooperación internacional en materia de desarrollo urbano es todavía un concepto relativamente nuevo.

Esto es particularmente importante para Brasil y Chile, ambos miembros de Cities Alliance que están en el proceso de transición de receptores de ayuda a donantes. Ya no están recibiendo ayuda, pero aún no se reconocen como donantes. Al mismo tiempo, América Latina es una rica fuente de recursos de conocimiento, y Cities Alliance proporciona una plataforma flexible para el intercambio de conocimientos y el trabajo conjunto.

Por ejemplo, la asociación apoya (y participa en) una serie de diálogos conjuntos entre Brasil y la Unión Europea para el intercambio de conocimientos técnicos sobre una amplia gama de sectores y temas, incluyendo el papel de los gobiernos nacionales en las ciudades como apoyo para la ejecución de la nueva agenda urbana.

A nivel regional, Chile y Brasil son miembros activos en la Asamblea General de Ministros de Vivienda y Desarrollo Urbano de América Latina y el Caribe (MINURVI). Cities Alliance ha participado en las reuniones de 2014 y 2015 de MINURVI, asesorando en el informe de Hábitat III de la Asamblea y proporcionando sugerencias y recomendaciones.

El equipo de Cities Alliance de América Latina y del Caribe (ALC) también ha fomentado la cooperación entre Chile y Brasil a través del Programa de Trabajo Conjunto de Cities Alliance sobre igualdad de género, una plataforma para promover el papel de la mujer en el desarrollo y garantizar que la igualdad de género se incorpore transversalmente en las actividades de la alianza.

Ambos países estaban interesados en encontrar formas de fortalecer el enfoque de género en las políticas nacionales, y Cities Alliance facilitó la contratación de un consultor para estudiar las políticas y proporcionar recomendaciones. Los resultados se incluirán en el proceso de Hábitat III y se utilizan como entrada para la promoción internacional. También se presentarán en la próxima reunión de MINURVI, que se llevará a cabo antes de Hábitat III.

También hemos fomentado la cooperación con otros miembros de la asociación. Por ejemplo, Chile ha estado trabajando a nivel de líder de la comunidad para promover el intercambio entre los líderes de la comunidad para discutir cómo los proyectos pueden incluir un ángulo de género. El equipo de Cities Alliance ALC facilitó una conexión con Shack / Slum Dwellers International (SDI), que cuenta con una amplia experiencia en esta área. SDI y Chile están trabajando juntos cómo mejorar la perspectiva de género en los proyectos y entre los líderes de la comunidad, muchos de los cuales son hombres.

Una estrategia de Cities Alliance para América Latina y el Caribe

El proceso de preparación de Hábitat III ofreció a Cities Alliance una oportunidad única para obtener el aporte y el apoyo de los miembros y socios claves de una nueva estrategia para guiar las actividades de la asociación en América Latina. Como resultado de ello, hemos elaborado una estrategia regional que está conectada a las demandas regionales y las tendencias mundiales, y promueve una sinergia entre los miembros claves, en tanto sea posible.

  1. La estrategia regional de Cities Alliance para América Latina y el Caribe se basa en dos pilares importantes: El intercambio de conocimientos y la promoción, tanto en la región como a nivel internacional. Alemania, un jugador clave en la región, tiene una fuerte estrategia para América Latina que ve a los países de la región como socios iguales en la superación de la política y la desigualdad, y la identificación de soluciones claves que se pueden compartir. La estrategia de Cities Alliance se basa en este enfoque y se dirige a las principales partes interesadas a nivel nacional y de la comunidad a través de intercambios Sur-Sur.
  2. Asistencia técnica. Todavía hay una necesidad de asistencia técnica en América Latina, no tanto de financiación; se requiere más bien de la experiencia de la Alianza, el know-how y la fuerza de pertenencia para agregar valor a los proyectos. Existe una fuerte demanda de los países para aprender unos de otros, fortalecer la política nacional, e institucionalizar el programa urbano. La estrategia de Cities Alliance LAC se puso en marcha el 1 de marzo en la conferencia regional de Hábitat III en Sao Paulo, que también fue apoyada por Cities Alliance. 


Aprovechando la experiencia de Cities Alliance para Hábitat III: Asesora Regional Anaclaudia Rossbach

La presencia de Cities Alliance América Latina y el Caribe y su apoyo a Hábitat III es impulsado por nuestra oficina en Sao Paulo, Brasil y su jefa dinámica, Anaclaudia Rossbach, Asesora Regional para América Latina y el Caribe.

Nativa de Sao Paulo, la Sra Rossbach tiene más de 15 años de experiencia en el sector de la vivienda desde todas las perspectivas diferentes - como investigadora, personal del sector público, asesora del gobierno, y consultora para el Banco Mundial, universidades y centros de investigación. Ella apoyó al gobierno de Brasil en su Plan Nacional de Vivienda y trabajó como coordinadora de finanzas y administración para el Departamento de Vivienda de Sao Paulo. Ella es también fundadora de la ONG Interação (Red Internacional de Acción Comunitaria), la filial de SDI en Brasil.

En 2015, la Sra Rossbach fue seleccionada como experta para la Unidad Política # 3 de Hábitat III sobre Políticas Urbanas Nacionales. Impulsadas por ONU-Hábitat, estas unidades de política reúnen a expertos de alto nivel para identificar las buenas prácticas, lecciones aprendidas y recomendaciones de política sobre cuestiones urbanas. Cada unidad produce un documento en su área específica que se incorporará a Hábitat III y el llamado "borrador cero" documento de resultados.

La Unidad de Políticas Urbanas Nacionales se reunió dos veces en 2015, convocada por ONU-Hábitat, la CEPAL (Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe) y la OCDE. La Sra Rossbach dirigió un grupo de trabajo sobre los principales actores interesados, junto con representantes de DFID, Colombia y Argentina, y participó en la elaboración del borrador del marco conceptual de la Unidad de Política # 3. También asistió a la reunión final y el taller de escritura en Londres los días 25-26 de febrero de 2016 que generó el documento que será presentado a la Secretaría de Hábitat III.

Artículo original aquí

(*) Traducción de Municipal eLibrary